11 mar. 2012

Un mal drago

Articulo publicado en Andaluciainformación el02/09

No sé cómo he sacado fuerzas de flaqueza para escribir la primera columna del mes de septiembre. Después de haber leído la noticia aparecida el pasado día 20 de agosto, en el diario con más arruga del territorio nacional, que decía en páginas interiores a cuatro columnas: “El Ayuntamiento confirma la muerte del drago de las Puertas de Tierra”. Tengo que decirles a ustedes, que desde hace unos meses yo al árbol le veía mala rama. No era ese drago dicharachero que se paraba contigo, no. Era otro.

La noticia me sorprendió cuando estaba a 33 grados a la sombra en la playa de la corta y dura, futura playa del empalme. Mi esposa sentada en una hamaca leyendo un catálogo de Congelados Carmen, ya que por culpa de la crisis sólo podemos ver las gambas por fotos. Me fui pa ella y con voz de un comparsista nominado al botón de luto, le dije: “Gordi, ha muerto el drago”. Hasta los filetes de ternera que traía en la fiambrera sufrieron un tirón muscular. La pena nos la quisimos tragar juntos, mantuvimos a los niños ajenos a la desgracia. Y más al mayor, que tenía mucha relación con el árbol gordo del Corralón. Inmediatamente recogí todos los bártulos incluida una canoa monovolumen de indio hinchable. “Lo siento gordi, no puedo estar tranquilo como si no hubiese pasado nada, me voy del tirón pa Luisita”. Ella pregunta: “¿Qué vas a encargarle una corona?”. “No, pero seguro que lo estarán velando allí”. Nada más llegar al velatorio, la alcaldesa sacaba una cámara y un micrófono que siempre lleva de Onda Cádiz en su bolso y declaraba lo siguiente: “Hemos hecho todo lo posible por salvar la vida del drago”. Un apio esmorecido hizo una pregunta que ni Román es capaz de hacerla: “¿De qué ha muerto?”. La respuesta de la mandamás fue tajante: “Un despiste de la concejala de Medio Ambiente, que por lo visto se ha creído que en vez de un árbol lo que había plantado allí era un buzo; exceso de agua”. Un colio que al parecer era de Izquierda Unida-Los Verdes insistió: “¿Qué medidas va a tomar el Ayuntamiento a partir de ahora?”. Contestación del Consistorio: “Habrá que ponerle flotadores a todos los árboles de Cádiz”. Me quise llevar la esquela de recuerdo en la que decía lo siguiente: Rogad a Dios por el alma del drago. Falleció el 19 de agosto de 2009 después de recibir los Santos Riegos innecesarios. Su hijo, el árbol del Mora, su hermano el ficus del parque y sus nietas María Capullo, Pepa Vinagreta y María Antonia Tronchá, ruegan encomienden sus raíces a Dios. La misa será oficiada por el Padre Mundina. Descanse en paz..., con tó sus ramas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario