12 feb. 2012

La luz y el agua

Articulo publicado en Andaluciainformación el 03/06

Estoy totalmente de acuerdo con los intelectuales de Cádiz, para adquirir cultura el mejor medio es la lectura. Y me he puesto en ello, después de haberme leído el último libro de la autoescuela Anglada, he buscado algo con más intriga, que roce la ficción, con perfil de cuento, y me he decidido a leer el último recibo de Aguas de Cádiz. Después de analizarlo he llegado a la conclusión que para entenderlo hay que ser ministro de Industria o graduado social.Cuando veo por la rejilla del buzón la carta con la franja azul digo para mí: “Hasta el color lo tiene malage, es parecido al carnet de abonado al Xerez”. Una esquela para una misa de difuntos me produce más alegría que esa carta. Qué completo viene el folio de Aguas de Cádiz, no le falta un detalle, cualquier mes viene la lista de los invitados que fueron con mala cara a la comunión de Andrea, la niña de Belén Esteban.

Todos son datos pero con una sola intención, marear la perdiz. Todavía no estoy habitando la casa y me ha llegado el aviso de pago con la cantidad de 35 euros de agua, viene incluida la basura, pero no qué clase. Gasto mínimo, menos mal. Y eso que sólo he abierto el grifo dos veces: Una para limpiarme las manos de pergolán y otra para enjuagarle los labios a mi niña chica que se había comido un Miko lápiz. Ni yo gasto tanto en pergolán (gracias a Dios), ni mi niña tiene la boca como Massiel para que venga esa cantidad de dinero. Pensé que la tubería me la había conectado al Aquasherry y pagaba el recibo a medias con ellos, y claro, me puse a temblar imaginando lo que pasará cuando mi señora haga uso de la lavadora, el lavavajillas, la ducha, etc. Tendré que reducir gastos y los que van a salir perdiendo son los pescaos de la pecera del niño, así que, aunque se me cuelguen por el barandal del patinillo los de Greenpeace, la pecera por mi madre la lleno de Sprite, me da igual que los pescaos estén to el día eructando por la acumulación de gases, que se adapten a la crisis. Y para las próximas navidades por el río del Belén viviente no bajará agua natural, tiras de papel Albal, aunque huelan a jamón york los pastores, ¡que se joan! El precio de la luz es otra novela del Alcances, que se recibe to los meses, como si fuese el catálogo del Círculo de Lectores. Otro timo, 14 euros y ni una bombilla puesta. Si la Biblia dice que Dios creó la luz, ¿Qué apóstol fue el chivato que le dio la idea para poder el recibo? ¿No pensó en los pobres? Por eso en mi dormitorio a San Judas lo tengo en la mesita de noche con un mechero Cliper en la mano y un chaleco de tráfico pa el que quiera verlo, que esfuerce la vista. A partir de primero de julio hablaremos de otros recibos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario