15 ago. 2014

De tú a tú con… Elcano

EDITADO EN CADIZDIRECTO.COM

Nadie manchará la trayectoria del Buque Escuela, es evidente, sería injusto que se señalara a toda una tripulación. Pero el tema ha dado que hablar y en Cádiz pues desgraciadamente o afortunadamente se le saca punta a todo. El único arma (pero poderosa) que tenemos en Cádiz, es atacar o criticar a través del humor. Esto es lo que he querido hacer con esta surrealista entrevista, desde hace unas semanas Juan es noticia no por sus atraques si no por unos cuantos mamarrachos que lo único que han conseguido es poner en duda la seriedad de un buque que se ha dedicado toda su vida marítima a formar marinos. Me lo encontré triste y quise llevarle tabaco, pero nada no quiere dar una calaíta a na, se le han quitao las ganas.

 
Libi.- ¿Cómo está, Juan?
 
Juan.- Desmoralizao Libi, las amarras por los suelos y los salvavidas encharcaos de llorar, pìcha.
 
Libi.- ¿Cómo fue Juan?
 
Juan.- Íbamos navegando a 50 nudos y 20 cocas a la altura de la Nacional IV junto a la venta Chanquete. Vimos los pirulos por estribor, nos hicieron señas y con la mano extendida nos indicaron que arriáramos velas a la derecha.
Empezaron a pedirnos los papeles del barco, la ITV, los caballos del motor, los cambios de aceite de la freidora de la sala de máquinas, etcétera. Cuando de pronto uno de los guardia puso en el radio casete del zeta la cinta de Con gancho, el pasodoble que decía “¡Que se quede en Cádiz tostándose al sol!” y claro ese sol dando de lleno en los faldones de coca y aquello empezó a oler… uf no vea, del tirón.
Uno de los guardias, metió al perro por la proa y vio a la muñeca hacerle mojiganga al perro y a decirle al animal “¡Tom!, ¿quiere una gorda?” El perro le quitó el pito a un guardiamarina, el capitán se enrrelió el galón con la arandela de la bengala de emergencia y nada al carajo el capitán la bengala y tos nojotros.
 
Libi.- ¿Cuántas vueltas al mundo has dado Juan?
 
Juan.- Mira, ya no me fió Libi, ya estoy por pensar, que me he llevao to la vida metió en una rotonda del Mar Muerto y los mamones estos no me han sabío sacarme de allí, con los morazos.
 
Libi.- ¿Cuántos puertos ha conocido usted Juan?
 
Juan.- Mira picha, todos los del mundo, pero el peor es el que voy a conocer ahora: el Puerto 2.
 
Libi.- ¿Cuándo tiene previsto atracar allí Juan?
 
Juan.- Ya mismo. Con decirte que tenemos el dique reservao desde que el guardia levanto el pirulo. Vamos a entrar sin remolcador, ni práctico ni na, picha.

 Libi.- ¿Os ha dicho algo el almirante?
 
Juan.- Na, sólo se ha escuchao una novedad por megafonía que decía… “Los muertos del marinero que a partir de hoy diga hacerle una coca a la cuerda del ancla. Todo los nudos corredisos…”. Y en Cádiz, Libi, ¿que se dice?.
 
Libi.- Ofu Juan, mira con decirte que el otro día fui a la Marina a comer churros y el cuadro tuyo que hay grande en la pared, debajo había siete brigadillas. To er mundo pidiendo el sobre de azúcar a granel, nada de gramos ni nada… Juan buen viaje, mira que te dije que te retirara el año pasao y tú na, dando ideas para cuplés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario