11 abr. 2015

Los veletas de Cádiz


Si no se han visto ya, queda poco para ver los movimientos de esos personajes chaqueteros que tenemos en Cadiz, esos que son pocos pero se mueven tanto que parece que son miles. Los que por su manera de rastrearse ante el político de moda hacen que el gaditano tenga fama de chaquetero y novelero. La estirpe gaditana del chuflerío.

En el pasado concurso se oyeron algunas letras de poetas, que nunca habían criticado  la gestión de la alcaidesa, lo que se dice “ir haciendo la cama por si el rumbo político en Cadiz cambia en mayo”. La estirpe del chufla se mueve solo por aparentar al lado de un político y tomándose una caña fiá en un restaurante que sólo su dueño cree tener caché. Sólo para intentar llegar a la final y que su mujer lo vea vestio de arlequín derretio.  Cuando llegue la cuaresma estará pendiente y lamiéndole el culo al concejal para que lo haga parte del consejo de hermandades y su mujer lo vuelva a ver otra vez vestio pero esta vez con chaqueta y caspa por los hombros.

Si lo resultados son los mismos que en la pasadas elecciones, (cosa que aún hay que ver), ya veréis como a to er mundo le gusta en Cadiz una coleta, home, cuando antes na más que llevaba coleta los dos ponys del parque. Pararan por la calle al Kichi y le dirán…”Muero contigo desde que saliste de octavilla en Los del Lavaero, picha”. “Que sepa Kichi, que yo tomé café y churro con Dolores Ibarruri en la Marina”. “Intenté traer a Carrillo a los cultos del Caído” “hazme caso Kichi muero contigo cohones y te diré una cosa, si sales de alcalde dale a Che Guevara, el antifaz de oro a título póstumo, por tu madre”.

Si Dios nos da salud, (que frase más de mare con delantal), lo veremos actuando de esta manera, pero son tan mamarrachos que se creerán que el gaditano de verdad no se dá cuenta, porque aparte de chuflas son carajotes.
 He dicho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario