13 oct. 2014

Materiales

EDITADO EN CADIZDIRECTO.COM
 
A final de curso no tiro na, lo guardo to, desde los forros del libro, hasta los botones del babi, con la esperanza de que para el año que viene a mi niño le sirva el material de su hermano mayor, y así pueda ahorra algún dinerito.
Pues nada, na me sirve, el profesor parece que me ve las intenciones. Los forros que me manda a comprar no valen, los que tenía guardados han dao de sí y el babi ha encogío. Cuando le manda la relación de material escolar. Le pide un lápiz del numero tres, bueno pues tengo siete tipos de lápices, el almacen de Repeto en una cajonera. “Papi, Don Gabriel, dice que tiene que ser el tres”. Contesté: “Que va picha, dile a Don Gabriel, que me pasa como al Madrid tengo de to menos un tres. Y no pasa na, fíjate como gana a lo justo, pero gana, cohones”. “Ademas Javi, ¿Qué más le da al profesor que la raya del pentagrama sea fina o un mijita mas gorda?, ¿va ser tu marinero del Cano, picha?”.
 
 
 
Treinta euros de materiales, para gastos de fotocopias, ni la cartera de Montoro, gasta más que mi niño. Una agenda… ¿yo iba a tener una agenda?, si tenia carencias hasta en la rebaná de manteca colorá del bocadillo. El bocadillo que me ponía mi mare, era el estadio del Chapín, ¡que de huecos!, no había cohones de llenarlo. Mi madre no entendía de agendas, cuando veía que tardaba se iba a Plocia y le preguntaba a la Aleta, por los dos primeros niños que habían comprao muergos pa pescar. Y en esa lista estaba yo, colocaba la pobre un GPS con babucha en mano y al verla yo asomá por la balaustrada del Mogote, con ese delantal descolgao de hombreras ya sabía qué nota había tenío yo en el rancho de lisas que llevaba en la bolsa de Simago. Un seis con tres, yo por el camino le sacaba la media, que venía a ser seis babuchazos y tres días encerrao en casa. No tenía que volver en septiembre, entre otras cosas porque no me dejaba salir.
100 euros en materiales, lo mismo que la rehabilitación de la casa de Pemán con Pemán y to adentro. Pero aún espero otra sorpresa, la semana que viene habla con mi Javi el profesor de dibujo, como le pida un compás, le lleno al niño la mochila de Agua Clara, Israel y Capricho Andaluz, eso si que tenía compás.
 
El tema de las reuniones durante el curso, la dejo para otro día, pero son tantas las que se hacen que el niño creo que está de embajador de Pakistan en Arboli. He dicho.
Buen curso a todos y respeto a los profesores, por favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario